Depilación Láser Diodo, Alejandrita y Fotodepilación

NO ESPERES MÁS. ¡RESERVA TU CITA AHORA!

La depilación láser se basa principalmente en producir un calentamiento de la matriz pilosa (responsable de la producción del pelo), que hace que el folículo sea incapaz de volver a producir pelo. La depilación láser no daña la piel ni resulta dolorosa, y se puede aplicar tanto en cara como en cuerpo. Es una técnica en apariencia muy sencilla, pero que debe ser siempre aplicada por profesionales especializados. Según recientes estudios, un 95% de los pacientes (tanto hombres como mujeres) están satisfechos con los resultados obtenidos tras someterse al tratamiento de depilación láser.

La depilación láser asegura resultados duraderos y prácticamente definitivos. Además, el láser estimula la formación de colágeno en la piel, con lo que, de forma indirecta, se consigue una piel más suave y tersa. El tratamiento con láser también mejora la calidad de la piel, al favorecer la desaparición de los pelos enquistados, los problemas de foliculitis y las irritaciones causadas por los métodos tradicionales de depilación (cera y afeitado).

Siempre que te realices la depilación láser en un centro con certificado y bajo la supervisión de especialistas homologados no correrás ningún riesgo. Antes de comenzar el tratamiento se efectúa un test de prueba para comprobar las características de la piel a depilar, pautar la utilización del láser más adecuado y la energía idónea para eliminar el vello con total seguridad.

El número de sesiones de depilación láser necesarias depende de cada persona, de la zona a tratar y del tipo de vello. En líneas generales se requieren entre 6 y 8 sesiones, que suelen realizarse cada 2 o 3 meses. Respecto a la duración de la sesión, también depende de la zona a tratar: por ejemplo las axilas, o las ingles, no necesitan más de 15 minutos. Para las piernas enteras se necesitan unas 2 horas.

Durante la sesión de depilación láser se siente calor y una leve sensación de pinchazo. Dependiendo de la zona y de la sensibilidad del paciente, resultará más o menos molesto, pero es un tratamiento que se puede soportar sin ningún problema. Además, se puede aplicar un anestésico en crema antes de la sesión.

El láser ha evolucionado mucho desde que empezó a utilizarse para la depilación en los años 90, y ahora se puede aplicar en casi todo el cuerpo, excepto en el vello de la nariz o en las cejas y el entrecejo, porque podría alcanzar a los ojos.

Es cierto, puesto que este vello dispone de menor concentración de melanina (pigmento), que es el verdadero objetivo del láser. Pero hoy en día, gracias a los láseres de última generación, sí se puede eliminar. Podemos decir que se puede depilar cualquier tipo de vello, menos el blanco. Por eso es importante realizar un test para valorar cuál es el mejor método de depilación láser para cada vello y cada piel, ya que hoy en día existen diversos tipos de láseres, con diferentes aplicaciones.

Para acudir a la primera cita, es preferible no depilarse, ya que los especialistas tienen que ver y valorar el vello. Después, uno o dos días antes de la sesión (aunque depende del láser que finalmente te apliquen), se puede rasurar el vello. Desde el momento en el que el paciente decide someterse a la depilación láser, debe olvidarse de las técnicas de depilación que arrancan el vello como la cera, las pinzas o las depiladoras eléctricas. Además conviene que al acudir a la sesión de depilación láser se lleve la zona limpia, sin desodorantes o maquillajes.

Los profesionales de la depilación láser hablan de ella como la depilación permanente, pero no definitiva. En general el vello del cuerpo (piernas, brazos, axilas e ingles) desaparece pasadas las 6-8 sesiones y no suele volver a aparecer. Puede quedar un vello residual que puede brotar con el tiempo. En cambio en la cara, es más fácil que el vello salga de nuevo por estímulos hormonales, aunque lo hará en menor cantidad y será más fino.

Puedes aplicarte aloe vera que, por sus propiedades hidratantes, reparadores y calmantes, evitará cualquier molestia como el enrojecimiento.

El vello se va cayendo de forma progresiva. Dependiendo del tipo de láser y del propio vello, este se caerá a los dos días de la sesión de láser, o incluso hasta 10 días después. Poco a poco el vello nace mucho más débil, y entonces las sesiones del tratamiento se espaciarán más en el tiempo.

Ambas se basan en la luz como destrucción del pelo, pero la luz pulsada es una técnica algo más moderna que el láser, que permite tratar una mayor tipología de pieles y de vellos que el láser (por ejemplo el vello rubio y las pieles más morenas). Supone un método de depilación duradera, eficaz, inocuo, y menos doloroso que el láser. En cualquier caso, lo más adecuado es ponerse en manos de un buen profesional que te asesore sobre el tratamiento más adecuado para ti.

Cualquier mujer y hombre, o incluso menores de edad (con consentimiento paterno), puede someterse a un tratamiento de depilación láser. Hay una única excepción: las mujeres embarazadas. Aunque no hay estudios que alerten sobre posibles efectos adversos, se recomienda no exponerse al láser en estado de gestación. Además, durante el embarazo, la mujer sufre muchos cambios hormonales, que afectan también a la cantidad y calidad del vello, por lo que es mejor parar el tratamiento y continuar con él tras el embarazo, y una vez acabada también la lactancia.

Depende del tipo de láser y de la zona del cuerpo que te hagas. MK Centro Médico Estético ofrece en Donosti sesiones sueltas o bonos por tratamientos completos. Nuestra recomendación es contactes con nosotras para que puedas valorar, además del precio, el trato, la confianza, la seguridad…

Láser de Alta Potencia

MK Donosti: Oferta Depilación Láser
Oferta Depilación en MK Donosti, Centro Médico Estético