Las mantas térmicas resultan ser una excelente ayuda en la aplicación de tratamientos con propósito de reducción de masa corporal, de reafirmación de tejidos o de eliminación de excesos de grasa, tales como masajes reductivos, drenaje linfático, vaporización, aplicaciones de barro o fango, cataplasmas y muchos otros mas.

La manta permite trabajar bajo condiciones articulares que puedan proporcionar niveles de temperatura fija o variable, estimulo de la sudoración corporal en forma global o localizada por zonas. En el proceso de sudoración generalmente se eliminan sales, agua, toxinas y algunas cantidades de grasa que son expulsadas a través del poro abierto de la piel.

La manta de sudación es un tratamiento indicado para personas con sobrepeso o con retención de líquidos. Consiste en rodear a la persona con una manta de un material impermeable que se lleva a una temperatura elevada. El aumento de la temperatura provoca un incremento del metabolismo basal, lo cual se traduce en un mayor consumo de calorías.

Por otro lado, con la sudoración se eliminan toxinas y se abren los poros de la piel, lo cual hace que, si previamente cubrimos la piel con algún producto, el principio activo de éste penetrará mejor.

Beneficios de la manta de sudación:

  • Mejora del sistema linfático y aumenta el metabolismo basal, lo cual ayuda y potencia a los tratamientos de adelgazamiento corporal.
  • Mejora el aspecto de la piel al desprenderse de toxinas y sustancias de desecho.
  • Dilata los poros, permitiendo mayor permeabilidad de los principios activos.
  • Drenaje.